El bicarbonato quema la grasa de tu cintura, brazos y piernas.

En esta ocasión te mostraremos cómo hacer el remedio casero más potente y natural para poder disminuir el colesterol y quemar grasa al mismo tiempo, tan solo con este elemento que es el bicarbonato de sodio.

Esta receta casera es realmente muy sorprendente incluso los expertos médicos las recomiendan para personas con altos niveles de colesterol.

En breve te mostraremos 2 remedios caseros sencillos y fáciles de hacer. Y lo mejor de todo esto es que se hacen con ingredientes muy fáciles de conseguir.

Este remedio está lleno de nutrientes saludables, que te van a ayudar a que bajes el colesterol, quemar grasa y también ayudará a que tu cuerpo luche contra muchas más enfermedades.

Como viéramos dicho, esta receta casera y natural es bastante simple y fácil de hacer. Sólo tienes que seguir los sencillos pasos. Y esto es lo que deberás hacer:

Receta de perejil, limón y bicarbonato de sodio (PARA QUEMAR GRASA).

Ingredientes:

  • 2 manojos de perejil.
  • 3 limones.
  • Bicarbonato de sodio.
  • 2 litros de agua purificada.

Como se debe de preparar:

El primer pasó que deberás a ser, lavar los limones con bicarbonato de sodio, para así deshacer todos los pesticidas dañinos y las impurezas que adquiere el limón. Después, hierves el agua y dejas que se refresque.

Ahora, Debemos cortar los limones en trozos pequeños y se destroza el perejil, se añade en el agua.

Tendrás que cubrir la mezcla y asegúrate de mantenerlo en el refrigerador. Al día siguiente, necesitarás pasar la mezcla en un frasco de vidrio o hasta una botella para consumir 100 grs. de esta bebida todos los días.

Receta de vinagre de manzana con bicarbonato de sodio.

Ingredientes:

1 vaso de agua.

2 cucharadas de vinagre de manzana.

½ cucharita de bicarbonato de sodio.

Modo de preparación

Deberás mezclar el bicarbonato, vinagre de manzana y el vaso de agua, para tomarlo por las mañanas en ayunas y empezarás a deshacer el exceso de grasa.

Beneficios del bicarbonato.

Quita manchas de aceite y grasa. Esparce bicarbonato de sodio sobre el lugar y frota con un cepillo mojado.

– Desinfecta y blanquea diversas superficies –desde una tina de baño, azulejos, baldosas o cocina–. En una esponja húmeda, espolvorea bicarbonato de sodio y frota como regularmente lo haces. A continuación deja reposar cinco minutos, enjuaga bien y seca.

– Limpia los pisos. Elimina la suciedad sin dejar rayones con u 1/2 taza de bicarbonato de sodio en una cubeta de agua tibia.

– Deja la ropa, peluches y alfombras como nuevos –sin manchas ni malos olores–. Para la ropa, agrega 1/2 taza de bicarbonato de sodio al jabón líquido; para los peluches, espolvorea con bicarbonato de sodio y deja reposar durante 15 minutos, retira el bicarbonato con un cepillo y listo; y para las alfombras, espolvorea toda la superficie y deja reposar durate la noche, luego barre la mayor cantidad y aspira el resto.

– Quita los malos olores a los zapatos. Espolvorea una o dos cucharadas en los zapatos mientras no los uses; remueve el bicarbonato cuando vayas a usarlos.

Para la salud:

– Se puede usar como pasta dentífrica. Dale click aquí para conocer la receta.

– Es exfoliante para rostro y cuerpo. Sólo necesitas mezclar 3/4 de bicarbonato de sodio y 1/4 de agua. Frota suavemente sobre el rostro o el cuerpo con movimientos circulares; y luego enjuaga.

– Es desodorante natural. Con una pizca de bicarbonato de sodio y unas gotas de agua. Aplícalo directamente en las axilas.

Reduce la sensación de cansancio en los pies. Sumerge tus pies en un recipiente con agua tibia y tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Frota y deja reposar durante unos minutos. Agrega unas gotas de aceite esencial de lavanda.

– Desintoxicante. En un baño, añade 1/2 taza de bicarbonato de sodio a la tina. Esto neutralizará los ácidos de la piel, aliviando dolores, comezones y toxinas. Agrega 1/2 taza de vinagre para que la piel quede más suave. Además, la mezcla limpiará la tina.

– Dile adiós a la acidez estomacal. Agrega una pizca de bicarbonato de sodio en un vaso de agua natural y bébelo.

– Remueve astillas. En un vaso pequeño con agua, añade una cucharada de bicarbonato de sodio. Sumerge la zona con la astilla durante varios minutos, dos veces al día.

– Suaviza la piel de las manos. Mezcla 3/4 de bicarbonato de sodio y 1/4 de agua. Aplica la pasta en tus manos y luego enjuaga.

Este es un blog de noticias sobre tratamientos caseros. No sustituye a un especialista. Consulte siempre a su médico o dentista.

Bueno espero que este articulo te haya gustado, gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Esperamos que sea de tu total agrado, si quieres más consejos como este solo debes de dejar tu comentario diciendo. Hola me gustó mucho y sabré que me lees. Además, si quieres puedes compartirlo con tus amigas de esta manera podremos traerles más artículos como este o de cualquier otro tipo que sea de su total agrado tanto de ti como de tus amigas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *